martes, 9 de diciembre de 2008

La verdad sobre el Facebook

Es increíble la alarma social que puede llegar a crear un correo electrónico. Desde los típicos de que el Messenger cierra, pasando por los de la Coca Cola que mata hasta llegar a los desodorantes que producen cáncer.

La semana pasada me llegó uno sobre "La verdad sobre el Facebook", que una vez leído da ganas de llorar, ¿a quién se le habrá ocurrido empezar esta cadena? El caso es que durante el puente ya todo el mundo hablaba de ello: ¡HAY QUE BORRARSE DEL FACEBOOK! Menos mal que todavía no me habían atrapado las redes sociales y no he de preocuparme de si es cierto o no lo que se reproduce en este correo electrónico que copio y pego aquí debajo.

Te recomiendo tomarte el tiempo para leer este artículo que una compañera encontró; bastante escalofriante cuando vemos el uso que hacen los empresarios virtuales con nuestra inocente información! Sólo los más asiduos cibernautas conocen el entramado de Facebook. Es altamente probable que muchos de sus afiliados peguen el grito al cielo cuando se enteren del tenebroso propósito que se esconde tras el sitio web más popular entre los gringos de 17 a 25 años. Empresa virtual que ha logrado la penetración total del mercado universitario en los Estados Unidos de América, donde se encuentran registrados ocho de cada diez estudiantes. Vale preguntar, ¿cómo es que el crecimiento de Facebook se ha cuadruplicado durante el último año y recibe un promedio de 250,000 nuevos miembros todos los días, a pesar que los servicios que ofrece son gratuitos? ¿De donde -se debe preguntar con buena dosis de suspicacia- obtiene Facebook los recursos para atender 58,000,000 de miembros activos que publican en promedio la bobadita de 14,000,000 de fotografías al día y que a la fecha han colgado unas 2,700,000,000 de imágenes?


Difícil siquiera imaginar el monumental tamaño de sus computadoras y lo costosa que tiene que resultarles la tecnología -ni que decir de la enorme nómina que se requiere para alojar y administrar esa colosal cifra de usuarios. Que -entre otras- representa más de la mitad de los habitantes de México.


Cuando uno digiere las astronómicas cifras que rodean a Facebook, tampoco cabe especular que una empresa a la cual el gigante Microsoft valora en 15,000,000,000 de dólares se financie exclusivamente de publicidad. Los entendidos en la materia suponen que por motivos de impuestos el gobierno gringo vigila a sus grandes empresas con ojo de águila, lo cual descartaría de plano un posible lavado de dinero, u otro tipo de bandidaje.
¿Entonces cómo diablos hacen? La respuesta la revela Ari Melber --miembro de la campaña presidencial 2004 de John Kerry, entonces candidato del partido Demócratico-- Facebook está vendiendo la información de sus usuarios al mejor postor. Cito textualmente: 'Lo que muchos usuarios no saben es que de acuerdo a las condiciones del contrato que virtualmente asumen al hacer clic en el cuadro 'acepto', los usuarios le otorgan a Facebook la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publican.'


De hecho, resalta el experto, los afiliados 'automáticamente autorizan a Facebook el uso perpetuo y transferible, junto con los derechos de distribución o despliegue público, de todo lo que cuelgan en su página web.' Los términos de uso le reservan a Facebook el derecho a conceder y sub-licenciar todo 'el contenido del usuario' a otros negocios.


Sin su consentimiento, a muchos usuarios les convirtieron sus fotografías en publicidad, transformando un comercio privado en endosos públicos. De repente, todo lo que sus afiliados publicaron, incluyendo sus fotografías personales, su inclinación política, el estado de sus relaciones afectivas, intereses individuales y hasta la dirección de su casa, se envió sin su autorización expresa a millares de usuarios.


Y para colmo de males, el asunto no termina si el usuario se decide retirar. Aun cuando los usuarios cancelan la membresía, sus fotos e información permanecen abordo, según Facebook, por si deciden reactivar su cuenta.

Es más, el usuario no es retirado ni siquiera cuando fallece. De acuerdo a las 'condiciones de uso,' los dolientes no pueden obligar a que Facebook descuelgue los datos e imágenes de sus deudos, ya que cuando el finado aceptó el contrato virtual, le otorgó a Facebook el derecho de 'mantenerlo activo bajo un status especial de conmemoración, por un período de tiempo determinado por nosotros, para permitir que otros usuarios puedan publicar y observar comentarios sobre el difunto.'


Sepan los usuarios de Facebook que son partícipes indefensos de un escenario que los académicos califican como el caso de espionaje más grande en la historia de la humanidad. De paso se convierten, de manera inconsciente, en los precursores del fenómeno del 'Big Brother' te está observando. Alusión directa a la intromisión abusiva del Estado en los asuntos privados del ciudadano común para controlar su comportamiento social, tema de una novela profundamente premonitoria escrita en 1932 por el británico Aldous Huxley: 'Un Mundo Feliz.'


Así que mi recomendación es que si ya tienes una cuenta en Facebook, no coloques nada que te ponga en riesgo ni arriesgue a tus amigos, nada de teléfonos, direcciones físicas, fotos, etc. Coloca solamente tu correo electrónico.


EEUU estudia emitir un Anexo al Acta Patriota, cerrando el uso de esta herramienta 'inocente'. ****



Enviado por:
Yury Weky
Estados Unidos
yury_weky@yahoo.es

No hay comentarios: